“Con su comportamiento actual, y mientras no presente pruebas claras de lo que sostiene, Keiko Fujimori parece dar la razón a aquellos que la ven como la mayor amenaza para la frágil democracia peruana”, aseguró el periodista en DW.