El abogado y politólogo considera que el costo político para Keiko Fujimori es el desmentido de todas aquellas ofertas de un cambio democrático, de un respeto de las reglas democráticas.