El nuevo decreto ordena al Departamento de Comercio iniciar un análisis basado en evidencias sobre las aplicaciones cuya tecnología tiene lazos con China.