El incidente ocurrió durante una visita de Emmanuel Macron a la ciudad de Drome, al sur de Francia.