Aunque la mayoría de extensiones de Google Chrome son muy útiles, existen algunas que no son confiables, ya que pueden ser usadas para espiar o robar información.