En un tramo de cinco años, las mujeres deberían representar al menos el 30% en esos puestos de responsabilidad y un 40% al cabo de ocho años.