El hombre de 82 años había solicitado a su municipio colocar bancos en la zona para que los adultos mayores descansen durante los paseos, pero fue ignorado.