La fuente de energía de los próximos wearables podría generarse a través de nuestro propio cuerpo.