Ello debido a un cambio de reglas en su vecindario, donde “prohíben portar otra bandera que no sea la de Estados Unidos”