El proyecto, respaldado por la Fundación Bill y Melinda Gates, busca reducir la población de mosquitos que transmiten enfermedades.