Millones de vacunas contra la COVID-19 de una sola dosis de Johnson & Johnson, que se almacenan en frigoríficos, corrían el peligro de caducar y ser descartadas.