En el plano internacional, el dólar se mantuvo en el extremo más bajo de las ganancias ante los próximos datos de inflación de EE. UU.