El índice del billete verde subió un 0,3%, lo que redujo el atractivo del oro para los inversores con otras divisas.