A diferencia de la minería informal, el nuevo método no usa mercurio ni cianuro, sino alternativas más ecológicas y de menor impacto ambiental.