“... es el de Donald Trump apelando a sus argumentos más delirantes para sostener, más allá de toda evidencia terrenal, que Joe Biden no le había ganado las elecciones”.