Minutos antes de convertir su gol número 104 con Portugal, Ronaldo efectuó una de sus peores ejecuciones de tiro libre.