Indignados. La candidata presidencial de Fuerza Popular afirmó que sus firmas habían sido suplantadas, pero estos respondieron que son suyas. También quedó en evidencia falsa denuncia de la firma de una persona fallecida en un acta electoral.