La delegación de la CIDH revisó las acusaciones que recaen sobre la Policía por el desproporcionado e indiscriminado uso de armas de fuego durante las manifestaciones.