La situación hospitalaria de Santiago está al límite, con un 98% de las camas UCI ocupadas, pese a que sus localidades llevan más de nueve semanas bajo medidas de confinamiento total.