Contar con un punto de conexión garantiza una disponibilidad ininterrumpida y directa del gas natural, que atenderá las necesidades de las poblaciones más vulnerables.