El miércoles 9 de junio, en un encuentro con el presidente de España, Pedro Sánchez, el presidente de Argentina hizo declaraciones que fueron criticadas por gran parte de la región.