La mayor compañía gasífera de Rusia apunta a abrir operaciones en Vitiacua, región de Chuquisaca, con un potencial de doce millones de metros cúbicos diarios.