Ante las acusaciones, el multimillonario ha asegurado que la compra de dichos terrenos no guarda relación con sus ya conocidas actividades ambientales.