El primer ministro británico ha entrado en conflictos con Irlanda del Norte y Escocia luego de la aprobación del Brexit