Con esta media sanción, Argentina se convierte en el primer país del mundo en tratar una ley que busca la equidad de género en los medios de comunicación públicos, privados y sin fines de lucro.