El exdelantero brasileño de 39 años ha sido elegido para plasmar las huellas de sus pies en el mítico Estadio Maracaná.