Pese a que el posicionamiento de las bandas criminales no es algo nuevo, este se encuentra en crecimiento y va ganando terreno en diversas regiones y provincias del país. Una de ellas es Trujillo, en la región La Libertad, donde el distrito de El Porvenir es uno de los más golpeados por el robo y la extorsión.

Es que, en diálogo con La República, el alcalde del distrito, Víctor Rebaza, señaló que en las últimas seis obras que el municipio ejecutó para la edificación de instituciones educativas, el 50 % está pagando cupos a organizaciones criminales a fin de no poner en peligro la integridad física de los trabajadores ediles y las empresas puedan realizar sus labores con tranquilidad.

"No solo empresarios de construcción sino las empresas de transporte, bodegas, farmacias y microempresarios de calzado vienen siendo extorsionados. Lamentablemente, muchos de ellos no denuncian y pagan el cupo por ‘seguridad’, y esta banda le pone un sticker en su negocio", indicó Rabaza.

De acuerdo al burgomaestre, este tipo de delitos no es algo nuevo en la ciudad y por años ha venido ganando terreno. Incluso, manifiesta que algunas compañías separan un presupuesto especial para el pago de estas para que puedan desarrollar sus proyectos con el “derecho a protección”.

"Este tema no es de ahora, siempre los empresarios de construcción lo consideran en su presupuesto, ponen un adicional para su cuidado”, mencionó.

El último caso registrado se dio la madrugada del último 12 de marzo cuando sujetos desconocidos dejaron una carga de dinamita en la vivienda de una comerciante de abarrotes en en Alto Trujillo (El Porvenir), para pedir S/ 10.000 para no matarla ni atentar contra su familia.

Trujillo, últimas noticias: