Miembros de las Fuerzas Armadas de Israel arrestaron a cinco niños de entre 8 y 13 años tras hallarlos recolectando verduras cerca al asentamiento judío de Havat Maon, al sur de la ciudad Cisjordana de Hebrón.

Los menores fueron llevados a una comisaría y retenidos durante cinco horas y media después de ser arrestados sin la presencia de sus padres o algún apoderado. Según el Ejército israelí, por ser considerados sospechosos de haber ingresado “en la propiedad privada de una casa”.

El hecho fue duramente criticado por diferentes organizaciones internacionales, que consideraron la detención como un abuso contra los menores de edad, así como un acto humillante contra los niños y sus familias.

 “Este es otro ejemplo de la absoluta indiferencia de las autoridades y las fuerzas israelíes en el lugar por el bienestar y los derechos de los palestinos, por muy jóvenes o vulnerables que sean”, señaló Amit Gilutz, portavoz de B'Tselem, Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos.

Según reveló Gaby Lasky, abogada de derechos humanos que representa a los niños, los menores de entre 12 y 13 años deberán regresar al centro de detención el próximo domingo, por orden del Ejército, según refirieron, para una nueva interrogación.

“Era realmente cuestión de decirles a los chicos que regresaran a casa o se desplazaran un poco, y eso es todo. Su detención fue humillante”, declaró Lasky a NBC. Recientemente, otra ONG israelí, HaMoked, presentó un informe en el que denunció “violencia física y amenazas” durante la detención de los menores palestinos.

Israel, últimas noticias: