¿Es cierto que existe un orgasmo vaginal y otro clitorideo? ¿Pueden las mujeres tenerlos sin necesidad del coito o incluso, sin necesidad de la estimulación directa del clítoris? Las especialistas en sexología despejan estas dudas.

“Términos tan extendidos como el punto G, orgasmo vaginal o de clítoris son del todo incorrectos y no hacen más que sembrar la confusión”, indicó Ariana Costa Capin Sokol, ginecóloga y sexóloga del Instituto de Sexología de Barcelona de España.

Una investigación publicada en la revista Clinical Anatomy Review, liderada por un grupo de científicos del departamento de Biología de la Universidad de Florencia, concluyó que “lo correcto es simplemente hablar de orgasmo femenino”.

Ana Rosa Jurado, doctora del Instituto Europeo de Sexología en Marbella indica que “no existe un orgasmo vaginal y otro clitorideo”. El órgano sexual femenino por excelencia es el clítoris, que donde se encuentran las terminaciones nerviosas implicadas en la producción del orgasmo.

Sin embargo, el orgasmo se puede conseguir por varias vías, donde no sólo intervienen aspectos anatómicos, de proximidad y/o funcionalidad, sino también “componentes eróticos, sentimentales y de convivencia”.

Una revisión publicada en la revista Nature Reviews Urology señaló que la zona responsable de llevar a la mujer al máximo placer sexual es mucho más compleja que la existencia de un solo punto, y que se trataría de una zona mucho más amplia.

Los investigadores la llaman “Clitoris uretro vaginal” (CUV), se trata de un área morfofuncional multifacética que, al ser estimulada adecuadamente en la penetración, induce al placer sexual. Sin embargo, esto se requiere una mayor investigación.

Según la doctora Jurado, está descrita la posibilidad de que las mujeres lleguen al orgasmo mediante el estímulo de los pezones. “Esto nos habla de la variabilidad de la experiencia sexual humana y de la capacidad para el disfrute sexual sin tener que estar pendientes de qué es o no lo 'correcto' o 'o adecuado'”, indicó la doctora.

Sin embargo, aclara que tampoco hay investigaciones que establezcan diferencias en cuanto la intensidad y características del orgasmo conseguido de una u otra manera, puesto que la propia vivencia del orgasmo “tampoco está sólo condicionada por las habilidades estimulatorias”.

Los especialistas en salud sexual exhortan alejar el concepto de que las mujeres sólo pueden alcanzar el orgasmo mediante el coito. “¿Es tan importante para nuestra sexualidad saber dónde se originan los orgasmos?”, questiona Costa Capin Sokol.

Quizás, sea el momento de “plantear otros elementos interesantes, como qué es lo que me gusta, qué siento, qué me estremece, qué conecta con mi piel”; asimismo, derrumbar las ideas de qué importa la manera en que se consigue llegar al orgasmo.