La Iglesia Católica vivirá un suceso jamás antes visto, porque será la primera vez que un Sumo Pontífice, en este caso el papa Francisco, visite Irak. El objetivo del viaje del líder del Vaticano a Bagdad es para tender puentes entre el catolicismo e islam. Entérate en la siguiente notas los peligros que depara el viaje del papa al Medio Oriente.

Como es sabido, el papa Francisco tendrá una reunión muy importante con la máxima autoridad religiosa del mundo chiita, el ayatolá Alí Sistani, en Nayaf, ubicado al sur de la capital iraquí.

Cristianos esperan al papa Francisco en Bagdad.

PUEDES VER: Papa Francisco viajará a Irak: será la primera vez que un Sumo Pontífice pise Medio Oriente

El representante de la Iglesia Católica, entonces, reanuda sus actividades comenzando por Irak. Asimismo, su viaje se pudo concretar a raíz de que ya está vacunado contra la COVID-19, al igual que todo su equipo que lo acompañan.

Aparte de la reunión con el ayatolá Alí Sistani, el papa sudamericano de 84 años visitará a la comunidad cristiana que ha sufrido las torturas del Estado Islámico durante más de 40 años de guerras y crisis económicas. Los cristianos esperan con ansias a Francisco.

Uno de los que aconsejó a Francisco en renunciar a su viaje a Irak fue el papa emérito Benedicto XVI, quien, desde el Vaticano tras su dimisión, catalogó de “peligroso” ir a Irak.

PUEDES VER: Alemania: Mujer se enfrenta a terrorista del Estado Islámico que la violó en su adolescencia

“Desgraciadamente llega en un momento muy difícil que también hace que su viaje sea peligroso: por razones de seguridad y por el covid-19. Y luego está la inestable situación iraquí. Acompañaré a Francisco con mis oraciones”, dijo el papa emérito al diario II Corriere della Sera.

Al enterarse del viaje del papa Francisco a Irak, las autoridades iraquíes impusieron un confinamiento total que regirá desde el viernes y culminará el domingo, los días que pontífice pretende hablar con los cristianos.

Recordemos que la comunidad cristiana en Irak es una de las primeras en el mundo, desde que se destacaban como los caldeos (católicos). Empero, los musulmanes se han encargado de opacarlos a medida de amedrentamientos por la fuerza.

Tal es así que de 1979 a 2003, en la dictadura de Sadam Husein, la comunidad cristiana en Irak era de 1,5 millones, casi el 6 % de iraquíes. En la actualidad, solo se contabilizan, aproximadamente, casi 400 mil cristianos (o sea, el 1 %), según William Warda de la ONG Hammurabi.

Warda, además, comentó que en Irak solo existen libros de rezo en arameo moderno y no existen en las tiendas la Biblia que emplean los católicos y cristianos. Están prohibidas.

De manera que Francisco está ante su más importante y peligrosa labor católica desde que asumió el cargo divino. ¿El papa podrá tender puentes con el islam en medio de la persecución inmemorial de los musulmanes hacia los cristianos?