Nueva Zelanda volvió a registrar dos sismos de magnitud 6.1 y 6.2 este sábado en las islas Kermadec, un archipiélago perteneciente al país oceánico. No obstante, las autoridades no han informado de daños materiales ni han emitido una alerta de tsunami.

El primer sismo ocurrió a las 20.16 hora local (7.16 GMT) y el hipocentro fue localizado a 13 kilómetros de profundidad bajo el lecho marino en el océano Pacífico, según informó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

PUEDES VER: Nueva Zelanda: segundo terremoto 7.5 sacude las costas del país y evalúan posibilidad de tsunami

Asimismo, el movimiento telúrico tuvo lugar 833 kilómetros al suroeste de Ohonua, la localidad más cercana y principal población de la isla de Eua, en el país polinesio de Tonga. El segundo, de magnitud 6.2, se registró unas cuatro horas más tarde y a unos 10 kilómetros de profundidad en la misma zona, donde se produjo recientemente un terremoto que activó alertas de tsunami.

De acuerdo a los medios locales, las islas Kermadec, ubicadas entre Nueva Zelanda y Tonga, están deshabitadas y solo cuentan con el personal de la base instalada en la isla de Raoul, que cuenta con una estación meteorológica y de radio.

PUEDES VER: Fuerte terremoto de 7,3 azota las costas de Nueva Zelanda y genera alerta de tsunami

Terremotos en Nueva Zelanda    

Potentes movimientos sísmicos han azotado Nueva Zelanda desde el jueves y continúan registrándose hasta la fecha. Los terremotos, incluido uno de magnitud 7.3 frente a la costa nororiental y otro de magnitud 8.1 cerca de las Kermadec, han generado alerta de tsunami dos veces, pero han sido descartada con las horas.

Cabe resaltar que Nueva Zelanda se asienta en la falla entre las placas tectónicas del Pacífico y Oceanía, y registra unos 14.000 terremotos anualmente, de los que entre 100 y 150 tienen la suficiente potencia como para ser percibidos.