Las almohadillas de los perros son muy importantes, ya que funcionan como soporte y es donde se encuentran sus glándulas sudoríparas. Sin embargo, al tener una textura gruesa y seca, son más propensas a agrietarse. A continuación, te damos algunos consejos para cuando tu mascota se haga un corte en esta delicada zona.

Principales causas

En primer lugar hay que descartar que el corte se haya dado por cuerpos extraños como vidrios, espinas o metales oxidados. Si este es el caso, se debe llevar a la mascota de inmediato a un veterinario.

Sin embargo, existen causas naturales como el contacto prologando con superficies demasiado frías o calientes, las cuales generan heridas en estas áreas.

¿Cómo curarlos?

Primero, hay que limpiar la herida con agua tibia. Aplica agua oxigenada y seca con una gasa seca o limpia. Si no hay objetos punzocortantes, haz un vendaje envolviendo con esparadrapo hipoalergénico y cúbrelo con una media limpia. Esto evitará que tu mascota tenga acceso al corte o se retire los puntos.

Mascotas, últimas noticias: