Devastador. Según la Comisión de Derechos del Niño de la India más de 1700 niños han quedado en la orfandad desde que empezó la pandemia del coronavirus en el país asiático.

Tan solo 577 pequeños han perdido a sus padres entre el 1 abril y el 25 de mayo de este año tras la trágica segunda ola del COVID-19 que arrasó con el sistema sanitario.

Las autoridades sanitarias informaron este jueves que la India ha registrado un nuevo récord en el número de decesos diarios con 6.148 fallecidos por el SARS-CoV-2.

Estas alarmantes cifras de decesos diarios en las últimas 24 horas se dan en medio de crematorios desbordados por la gran cantidad de fallecidos por el coronavirus.

Según los datos del Ministerio de Salud, el 64% de las muertes por COVID-19 en la India se encuentra en el estado de Bihar, al norte del país asiático. Los fallecidos proceden de hospitales privados o aisladas en sus viviendas que “no habían sido contadas hasta ahora”.

En medio de la crisis sanitaria que sacude a la India por la aparición del hongo negro, rara infección que afecta a pacientes que se recuperan del virus, han arrojado al río las cenizas de los fallecidos que nadie reclamó.