A unos días de que se celebren las elecciones nacionales en los Países Bajos, la Policía antidisturbios neerlandesa utilizó cañones de agua, porras e incluso perros para dispersar a miles de manifestantes que protestaron en contra de las medidas de autoaislamiento impuestas para contener el avance del coronavirus.

De acuerdo a los reportes, los manifestantes reunidos en el campo Malieveld, en el centro de la ciudad de La Haya, no guardaban la distancia social recomendada por las autoridades sanitarias, por lo que los cuerpos oficiales procedieron a disolverla valiéndose del uso de la fuerza para reprimirla.

Utilizando paraguas amarillos y al coro de "amor, libertad, basta de dictadura", un sector del pueblo neerlandés mostró su desaprobación de las medidas de bioseguridad adoptadas por el Estado, las cuales incluyen la prohibición de reuniones de más de dos personas y el cierre de establecimientos comerciales.

Entre las regulaciones que más descontento han causado entre la población se encuentra el toque de queda nocturno, el cual provocó una serie de disturbios en distintos puntos del país cuando fue impuesto en enero pasado.

Hasta el momento, medios locales citados por Reuters indican que varios manifestantes, sin indicar un número aproximado, han sido detenidos. Del mismo modo, no se han reportado heridos tras la intervención policial. De acuerdo a los datos de la Universidad Johns Hopkins, en el país europeo se han registrado hasta la fecha más de 1,1 millones casos de coronavirus y un número de muertes superior a las 16.000, cifras que posicionan a esta nación como una de las más afectadas por la pandemia a nivel continental.

Países Bajos, últimas noticias: