Un joven universitario de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) llamado Walter Pequeño Salas, presentó una tesis para obtener el grado académico de Bachiller en Psicología sobre el proceso de duelo ante la pérdida de una mascota, tras el fallecimiento de su 'mejor amigo'.

Para la investigación titulada 'Experiencia subjetiva sobre el proceso de duelo frente a la pérdida de una mascota', el joven académico entrevistó a siete adultos jóvenes de lima que habían pasado por esa experiencia en un plazo no menor a ocho meses ni mayor a dos años.

Los resultados obtenidos en el proceso estuvieron divididos en cuatro temas: convivencia con la mascota, vínculo con la mascota, duelo ante la muerte de la mascota y percepciones sociales en el duelo a la mascota.

De acuerdo a la tesis, una característica particular ante el fallecimiento de la mascota es la presencia de la culpa, algo que es muy asociado con la mayoría de pérdidas y que, en este caso, ocupa un “rol central en el duelo hacia la muerte de una mascota”. Asimismo, ese sentimiento podría intensificarse en caso el dueño se vea obligado a aplicar la eutanasia a su perro o gato.

Además, el estudio determinó que la culpa también llega cuando ocurre un deceso inesperado, en paralelo de quienes se encontraban resignados a la pérdida de su mascota. “Esto parece deberse a la percepción de responsabilidad única por parte del dueño sobre el bienestar del animal, que deja la sensación de que se podría haber hecho algo más frente a la manera en la que murió”, señala la investigación.

Asimismo, indica que, pese a que el duelo por la pérdida de una mascota es comparable ante la pérdida de un ser humano, a nivel social estos no son vistos de la misma forma.

“En muchos casos no se le otorga suficiente valor a esta pérdida, ya que se considera que una mascota es reemplazable, lo que niega el valor de la relación existente entre la persona y su animal de compañía. La sociedad, al dar el mensaje directo o sutil de que esta perdida no es importante, interfiere con el desarrollo sano del duelo de la persona y lo dificulta”, precisa la tesis.

“Este pensamiento se encuentra tan arraigado que en ocasiones incluso afecta, sin que lo noten, a la manera de percibir el duelo de muchos dueños o de otorgarle el valor suficiente a su vínculo, por mucho que hayan querido a su mascota”, añade.

Tesis, últimas noticias: