Paddy Joyce, de 17 años, tiene autismo y se percató un día en la televisión que los enfermeros de un hospital se encontraban molestos al ver las cifras de contagios y muertes, pidiendo por favor responsabilidad a la población. El joven le preguntó a su madre qué podía hacer él para ayudarlos y ella le aconsejó escribirles una carta.

Se consiguieron el contacto del Servicio Nacional de Salud para que le hiciera llegar una carta a la enfermera que apareció molesta en televisión, y al enterarse de que los demás también se hubieran puesto felices con algo así, decidió escribirle a todos.

This image has an empty alt attribute; its file name is Captura-de-Pantalla-2021-03-09-a-las-11.32.51.jpg

No quiso dejar a nadie olvidado, así que luego de una carta abierta al equipo, comenzó a hacerlas personalizadas. En total unas 700 misivas para cada uno de los médicos y enfermeros del hospital, cada una con un mensaje distinto y mencionando el nombre del profesional.

Paddy comentó a Metro, que “aunque estén trabajando para salvarlos a todos, ellos también pueden sonreír”. Parte de lo que más afecta a muchos sanitarios, es pensar que pese a todo el esfuerzo que hacen día a día, no sirva más que para contener ya que ven las cifras creciendo cada semana.

Saben que la mayor parte de la solución está en la propia responsabilidad de la gente, pero no pueden negarle la atención a nadie, “aunque se lo haya querido buscar”.

En el hospital están todos muy agradecidos con Paddy y semana a semana les llena el corazón al ver el día en que llegan las cartas del chico. Las sonrisas de los funcionarios llenan los pasillos y entre ellos se comentan las positivas palabras que les escribe, encontrando increíble que le dedique una carta única a cada persona.

En el futuro esperan conocer al chico y poder pasar tiempo con él, de forma que conozca a todos aquellos a los que durante un buen tiempo, les alegró el día o la semana en un momento difícil.