Diversos organismos sanitarios italianos, han recomendado aplicar una distancia física de dos metros y aplicar confinamientos a las personas vacunadas contra el coronavirus si han tenido contacto con una persona positiva al virus.

Según la Agencia Nacional del Fármaco y el Ministerio de Sanidad dicen que "aunque el metro sigue siendo la distancia mínima, es recomendable aumentarla hasta dos metros, cuando sea posible y especialmente en todas las situaciones donde se puede quitar la mascarilla."

Asimismo, menciona que las personas que se hayan vacunado contra la COVID-19 "deben adoptar las mismas indicaciones preventivas válidas para una persona no sometida a vacunación, independientemente del tipo de vacuna recibida, número de dosis y tiempo transcurrido desde que le fuera suministrada".

De acuerdo a las instituciones "se deben “observar 10 días de cuarentena desde la última exposición con una prueba antígeno negativa o con una prueba molecular al décimo día o 14 días desde la última exposición, a pesar de haber sido vacunados y ser asintomáticos".

Y, para aquellos que hayan tenido contacto con alguien infectado "deben terminar la cuarentena de 10 a 14 días antes de que puedan ser vacunados".

En el reporte se menciona que se "debe considerar la administración de una sola dosis siempre que la suministración de la vacuna se realice al menos 3 meses después de la infección y dentro de los 6 meses de la misma".

Sin embargo, se hace una excepción a las personas con enfermedades de inmunodeficiencia, pues "deberán vacunarse lo antes posible y con un ciclo de vacunación de dos dosis".

En el informe se advierte, que "incluso si tienen un riesgo reducido, pueden sufrir la infección por Sars-CoV-2, ya que ninguna vacuna es 100 % efectiva y la respuesta inmune a la vacunación puede variar de un sujeto a otro y aún no se ha definido".