Escalofriante. En Inglaterra, la policía halló los restos óseos de un mujer en la casa de un hombre de 78 años.

El hombre fue identificado como Daniel Malley y guardó los restos óseos de su esposa. Según reveló 'The Sun', el hallazgo se dio cuando personal médico acudió a su domicilio para buscar a la mujer a fin de vacunarla contra el coronavirus.

Cuando el personal médico localizó los restos de la mujer de 80 años, Daniel terminó confesando que no podía vivir sin ella y por eso los guardó.

Un programa que ayuda a las personas que luchan contra la soledad, entrevistó a Malley, donde le contó que mentía sobre la ubicación de su esposa, pues les decía a los vecinos que había viajado al extranjero, pero en realidad había muerto por causas naturales.

“No podía aceptar que ella se hubiera ido, no podía dejarla ir. Guardó el cuerpo en la casa porque no quería estar separado de su esposa en vida o, lamentablemente, en la muerte”, explicó el diputado que vio el caso.

Inglaterra, últimas noticias: