Familia pide ayuda. Omar Salazar, de 45 años, y uno de los voluntarios de los ensayos clínicos de Sinopharm, está a la espera de una cama UCI tras dar positivo al coronavirus. Es importante precisar que, hasta el momento, no se conoce si el joven recibió placebo o la vacuna contra el COVID-19.

Apenas presentó los síntomas característicos de la enfermedad, el hombre se lo informó a su monitora; sin embargo, esta solo optó por recomendarle calmantes y medicamentos. Al ver que todo seguía igual, el joven se realizó diversos exámenes, que costeó con su propio dinero.

Según el abogado de la familia, Robert Lozada Sernaqué, esto va en contra del acuerdo de confiabilidad que firmó Omar Salazar el día 15 de diciembre de 2020, ya que este estipula que la Universidad Peruana Cayetano Heredia ( UPCH) entregará una póliza en caso uno de sus voluntarios presente problemas a raíz del ensayo clínico.

“Levantar mi voz de protesta porque la Universidad Cayetano Heredia, a través de un acuerdo de confiabilidad, no está cumpliendo con su parte. Hace 10 días, él se sintió mal y llamó a su monitora. Ella le dio calmantes y otros medicamentos que, lejos de mejorar, lo empeoraba. Mi patrocinado tuvo que comprar oxígeno y realizarse placas con su propio dinero cuando en este contrato menciona que todos los gastos, luego de la inoculación de los ensayos clínicos, tenían que ser asumidos por la clínica y la propia universidad”, mencionó el letrado a La República.

Jean Salazar, hermano de Omar, pidió una cama UCI para su familiar y que la UPCH cumpla con el acuerdo pactado. "Está en el hospital desde la madrugada del lunes, pero es urgente la cama UCI", recalcó. El joven recibió la primera dosis el 27 de noviembre, y la segunda, el 22 de diciembre, aseveró su abogado.

Más adelante, el letrado advirtió que, en el caso de que no se pronuncien, denunciarán a la Universidad Cayetano Heredia por el delito contra la vida, cuerpo y salud en la modalidad de exposición de personas en peligro.

Coronavirus en Perú, últimas noticias