Como sabemos son varios lideres de izquierda que han saludado el virtual triunfo en las elecciones presidenciales a Pedro Castillo del partido Perú Libre en Perú.

Sin embargo, más allá del regreso de la izquierda para Alberto Ramos, economista jefe de Goldman Sachs para América Latina, esto pasa porque las personas quieren un cambio.

Hay que recordar que, ayer la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) publicó el 100 % de las actas procesadas, las cuales, continúan ubicando a Castillo Terrones en primer lugar con 50.198 %, mientras que a Keiko Fujimori en el segundo con 49.802 %.

Asimismo precisa que el maestro cajamarquino "ha moderado su discurso y se ha distanciado bastante del liderazgo más marxista y radical de su partido".

PUEDES VER:"Una nación desigual y dividida" por un "modelo económico neoliberal" establecido en los 90s, dice NYT

En una entrevista para La Tercera de Chile, publicada el 9 de junio, el especialista indica que el candidato de Perú Libre ha dado "señales un poco más convencionales al mercado y eso está gustando".

No obstante, "tendrá que especificar un poco más su política”, apuntó Ramos. "Si dice que quiere más plata de las mineras, ahora debe indicar cómo exactamente, a qué nivel, con qué instrumentos. Dice que quiere gastar más plata en educación y salud pública, pero tiene que precisar de dónde obtendrá los recursos, si será por ejemplo con endeudamiento", planteó.

Según Alberto, "el mercado está esperando saber quiénes van a ser sus ministros, qué va a pasar con el Banco Central”. Para él próximo mandatario de Perú, deberá tener mucha “habilidad política para negociar y concertar con el Congreso".

"Además, la gente está mal porque la economía ha sufrido bastante en la pandemia (…) quiere resultados y los quiere temprano. Así que hay mucha tensión social y política. Va a ser un ambiente probablemente con bastante volatilidad", reseñó Ramos al medio citado.

PUEDES VER: HRW pide al fujimorismo "respetar los resultados" electorales y no decir fraude sin "pruebas serias"

En tanto, también hablo acerca del retorno de la izquierda a varios países de América Latina y esto según el se da porque "la gente quiere cambio" y "es un hecho que el crecimiento ha sido muy mediocre en los últimos años en América Latina, muchos casos de corrupción, la provisión de bienes públicos es muy limitada, las estructuras políticas tradicionales muy desacreditadas".

“Todos queremos lo mismo, que la economía salga adelante, que la gente consiga empleos y oportunidades y que prosperemos. En lo que se tiene visiones disímiles es respecto a cuál es el mejor sendero. En ese marco, mantener la disciplina macro y la solidez de las finanzas públicas me parece crucial. Hay una restricción presupuestaria que hay que respetar”, aseveró.