La cantidad de polen que exista en el aire parece tener una relación con la propagación del coronavirus pues según un estudio a más concentración de esta, mayor es el número de contagios por COVID-19.

“Cuando aumenta el polen, suben los contagios. Y cuando baja su concentración, descienden”, dice María del Mar Trigo, experta en botánica y fisiología vegetal de la Universidad de Málaga y coautora del estudio.

En el estudio internacional que participo la Universidad de Córdoba señala que esto provoca una respuesta inmunitaria menor debido a que se reduce las proteínas antivirales que combaten el virus en nuestro sistema.

El equipo investigador cruzó datos de polen de esta época, junto con la humedad, la temperatura y los efectos del confinamiento. Lo que dio como resultado que a mayor cantidad de polen en el aire, incrementa las tasas de infección.

“Si rociamos extracto de polen de abedul en la nariz de personas no alérgicas, muchos genes involucrados en la defensa contra los virus se desregulan”, asegura Trigo.

Asimismo, Stefanie Gilles, investigadora de la Universidad Técnica de Múnich, sostiene que "el polen es conocido principalmente como alérgeno, pero lo que nosotros hemos investigado es cómo afecta también a los individuos no alérgicos".

"Sabemos, por ejemplo, que si rociamos extracto de polen de abedul en la nariz de personas no alérgicas, muchos genes involucrados en la defensa contra los virus se desregulan, lo que implica que la respuesta inmune antiviral se ve disminuida", zanja Gilles.

Cabe mencionar que, los científicos trabajaron con un conjunto de datos de concentración de polen en aire de 130 lugares de 31 países de los cinco continentes.

Según los datos, las infecciones por el virus se incrementaron después de una alta exposición a concentraciones más altas de polen durante cuatro días después.

“En el hemisferio norte la mayor concentración de pólenes es en los meses de primavera y ellos han medido en invierno. La mejora de la primera ola se produjo en mayo, cuando más polen hay", explica el arqueólogo Ángel Moral, quien dice que esta investigación es interesante, sin embargo pone muchas dudas que deben aclarase.

Coronavirus, últimas noticias: