El impactante caso de un hombre de Estados Unidos ha dado la vuelta el mundo ¿La razón? John Hollis, de 54 años, cuenta con unos superanticuerpos contra el coronavirus en su organismo y esto lo ha convertido en una esperanza para los expertos que estudian la enfermedad.

Según informó la BBC, el coronavirus enfermó gravemente al compañero de cuarto de Hollis en abril de 2020, por lo que él decidió escribirle una carta a su hijo en caso de que “las cosas fueran cuesta abajo rápidamente”.

No obstante, la salud de Hollis seguía estable pese a que ya habían pasado dos semanas y pensó que había tenido suerte de no contraer la enfermedad de COVID-19.

Pero otra era la historia: Hollis estaba contagiado de coronavirus en ese momento y, sin darse cuenta, pudo haber sido él mismo quien habría infectado a su compañero de habitación en Estados Unidos.

¿Cómo se enteró? Hollis, que es gerente de comunicaciones de la Universidad George Mason en Virginia, conversó con un patólogo y bioingeniero del centro de estudios, Lance Liotta. Le indicó su caso y el miedo que sentía a contagiarse de la COVID-19, a lo que el especialista le invitó a participar de un estudio de anticuerpos contra la COVID-19 desarrollado en la universidad.

En julio, Hollis recibió la noticia de que pertenecía a un grupo poco común de la población (menos del 5%) cuya sangre “podría ayudar a los científicos a comprender la COVID-19 y posibles tratamientos a quienes enferman”, según El Clarín.

“Al parecer el Covid-19 no puede dañarlo”, dijo a CNN Liotta, que es líder de los ensayos clínicos sobre anticuerpos contra el coronavirus llevado a cabo en la Universidad George Mason.

¿Qué son los superanticuerpos?

“La sangre de Hollis está fortificada con los llamados superanticuerpos, anticuerpos que neutralizan el virus, que, incluso cuando se diluyen 10 mil veces, aún resisten al coronavirus”, señaló Liotta citado por El Clarín.

“Aquellos con superanticuerpos serían mucho mejores como donantes, porque sus anticuerpos son más poderosos, pueden cubrir diferentes partes del virus y, en tercer lugar, si podés diluirlos mucho, entonces podés tratar a más personas”, detalló el profesional.

“Este es un virus que no se parece a nada que hayamos visto antes y está afectando negativamente a la comunidad afroamericana ya las personas de color más que a otros”, dijo Hollis. “Nosotros, más que otras personas, necesitamos estar más involucrados”, añadió el especialista.

"Esta fue una de las experiencias más surrealistas de mi vida", confesó Hollis. "Hemos recogido la sangre de Hollis en diferentes momentos, y ahora es una mina de oro para estudiar diferentes formas de atacar el virus", sostuvo el investigador.

Cabe resaltar que, pese a que Hollis goza de inmunidad contra la enfermedad, aún usa tapabocas. No obstante, indica que ya no tiene tanto temor de acudir al supermercado o a cortarse el cabello.

Coronavirus, últimas noticias