Estos alimentos son esenciales y básicos para la salud y desarrollo de los niños, ya que tanto el cacao como la fruta son ricos en flavonoides (sustancias químicas protectoras), que protegen al organismo frente a procesos oxidativos e inflamatorios.

Nuestro cuerpo no los produce, por lo que debemos acudir a alimentos que sí los contienen.

Los flavonoides se encuentran en vegetales, semillas y en bebidas como vino y cerveza, así como en la fruta y el cacao. Estos últimos deben ser incluidos en la dieta diaria de los pequeños.

Niños y adolescentes deben ingerir la cantidad adecuada de estas sustancias antioxidantes ya que durante esta etapa, en la que crecen rápidamente y existe una intensa actividad física y mental, los requerimientos de antioxidantes aumentan.

Es importante que sepas que estos protegen al organismo del daño producido por los rayos ultravioletas, la polución ambiental, sustancias químicas presentes en los alimentos, etc. Además, el cacao ayuda a mejorar la concentración y la memoria.

Introduce el cacao sin azúcares añadidos al desayuno de sus niños mezclado con leche (que aporta el calcio) y acompañado de frutas.

Nutrición, las últimas noticias:

Cómo ganar peso de forma saludable

Nutrición: ¿Cuánta proteína debemos consumir?

La pandemia acelera los trastornos alimenticios