Un total de 1,571 denuncias por violencia familiar atendieron los tres juzgados sub especializados en violencia contra la Mujer e Integrantes del Grupo Familiar de la Corte Superior de Justicia del Callao durante la cuarentena de enero y febrero del 2021.

De esta cantidad de denuncias, se dictaron 1,551 medidas de protección para las víctimas, informó la sub administradora del Módulo de Justicia Integral de Violencia contra la Mujer e Integrantes del Grupo Familiar, Karem Salcedo Barrenechea.

LEE ESTO: Ancón: Asesinan a balazos a un hombre dentro de su vehículo

En el mes de enero, se recibieron 904 denuncias y se dispuso 886 medidas de protección; en tanto en febrero, mes de la cuarentena focalizada, las denuncias fueron 667 y las medidas de protección 665.

Señaló que algunas de las disposiciones emitidas por los órganos jurisdiccionales fueron el impedimento de acercamiento del agresor a las personas afectadas, y dependiendo de la gravedad del caso, se procedió a la instalación del aplicativo “Botón de Pánico” en el teléfono móvil de la víctima.

Botón de pánico

La aplicación móvil “Botón de Pánico” es una herramienta tecnológica interconectada las 24 horas del día con la Policía Nacional del Perú, permitiendo la geo localización de la víctima y el auxilio inmediato por parte de personal de seguridad (serenazgo o policía) a la mujer e integrantes del grupo familiar que son víctimas de violencia.

La agraviada podrá activar el funcionamiento de este dispositivo electrónico con un solo toque en momentos de peligro a causa de su agresor. De esta manera, este instrumento, implementado por el Poder Judicial, actúa como medida de protección y socorro a la mujer ante cualquier maltrato y evitará un posible feminicidio.

Cabe destacar que la autorización para la instalación del aplicativo se da mediante una evaluación judicial. Primero, la víctima presenta una denuncia por violencia y solicita medidas de protección; luego, el juzgado evalúa el nivel de riesgo y emite las medidas de protección adecuadas, entre ellas el impedimento de acercamiento del agresor.

MIRA TAMBIÉN: Ana Estrada sobre la no apelación de EsSalud y Minsa: “Soy libre”

En caso de que el riesgo sea severo, el juzgado ordena la instalación del aplicativo en el celular de la víctima, y si el agresor no respeta las medidas de protección, se activa el botón desde su teléfono celular.