Hoy, 11 de marzo, se conmemora el Día Mundial del Riñón como una manera de concientizar sobre los controles, síntomas y tratamientos de las enfermedades que afectan a este órgano y que actualmente padecen 1 de cada 8 personas.

Sin embargo, en el contexto de la pandemia es importante recalcar que la enfermedad renal crónica es una de las comorbilidades que más incide a la hora de la hospitalización pues son 3 veces más propensos a desarrollar cuadros graves del virus.

“Más allá del daño directo, la población con enfermedad renal es más vulnerable a la COVID-19 porque tiene más riesgo de infectarse al estar más en contacto con el sistema de salud, tiene más riesgo de desarrollar la enfermedad y que sea más grave y tiene más riesgo de morir (1 de 5)”, planteó el doctor y nefrólogo Javier Rodríguez.

En Perú, son 3 millones de personas que tienen la enfermedad renal crónica debido a factores como el mal control, y el déficit de atención primaria en problemas prevalentes como la diabetes, hipertensión arterial y obesidad.

“Se sabe que el virus SARS-CoV-2 puede generar daño renal directo, o sea que puede causar lesión a nivel renal y determinar insuficiencia renal aguda”, explicó Rodríguez.

Según el doctor, la COVID-19 en alto porcentaje tiene una afección mayor en vías respiratorias, pero hay un porcentaje de 3 al 5% de los pacientes que tienen una afección no solo en la parte respiratoria sino también renal. Por eso, es importante que pacientes con afección al riñón se preocupen de seguir controles con un nefrólogo.

El coronavirus afecta a diversos organos

La otra situación en cuanto al coronavirus es que muchas veces la infección viral genera un estado de gravedad importante en los pacientes y en ese contexto comienzan a fallar todos los órganos. A esta situación se le llama disfunción multiorgánica.

Es por esto que, "los pacientes que están en diálisis o que han sido trasplantados tienden a sufrir un cuadro grave". “La infección en general es más grave y la mortalidad, sobre todo si tiene enfermedad renal avanzada, también es más alta”, indicó el especialista.

Por otro lado, si una persona logró superar el virus es importante que siga con las medidas de bioseguridad, tener una alimentación balanceada, hidratación adecuada, consumo de frutas y verduras de forma regular y diaria, bajo en sal y actividad física.

El trasplante de órganos se redujo

La pandemia del coronavirus en el Perú ha afectado al sistema médico en sus diferentes áreas y a millones de pacientes, entre ellos aquellos peruanos que se encuentran en lista de espera para recibir un trasplante de órgano, pues de acuerdo a datos oficiales de EsSalud hay 7 mil personas pendientes de esta intervención.

Esta demanda se complica mucho más en una nación en la que apenas dos de cada millón de habitantes está registrado como donante de órganos. Las posibilidades se reducen todavía más en medio del embate de la COVID-19, en la que el sistema de salud del país prácticamente ha colapsado debido al rápido avance del virus.

"Donar un órgano, es tal vez una de las manifestaciones de amor al prójimo más grandes que se puede existir, es regalar vida, es regalar esperanza. Lamentablemente la cultura de donación en el país aún es muy baja, de 1 a 2 donantes por millón de habitantes, y esto tal vez al desconocimiento y desconfianza de la población sobre este acto de solidaridad", zanja el nefrólogo Rodríguez.

¿Cómo cuidar los riñones en pandemia?

Para el doctor es importante seguir las siguientes recomendaciones:

  • Mantener una alimentación balanceada.
  • Disminuir el consumo de sal.
  • Reducir el consumo de azúcar.
  • Realizar una dieta balanceada.
  • Mantener el cuerpo hidratado.
  • Hacer actividad física.
  • No automedicarse.

Enfermedad, últimas noticias: