La muerte de siete pacientes de COVID-19 en un hospital cercano a Ammán por fallos en el suministro de oxígeno, conmocionó a pobladores de Jordania que salieron a protestar.

LEE MÁS: Italia ordenó nuevo confinamiento parcial ante el aumento de casos COVID-19

El director y cuatro funcionarios de un hospital público de Salt fueron detenidos. El fiscal de Salt decidió detenerlos por una semana, para fines de la investigación y determinar las responsabilidades, dijo la fiscalía general de Amán en un comunicado.

En plena reaparición de la epidemia de coronavirus en Jordania, las muertes causaron conmoción en el país y la ira del rey Abdalá II, quien acudió al hospital de Salt, a 30 km de la capital, y pidió la dimisión del director, Abdel Razak al Khachman.

"¿Cómo pudo ocurrir algo así aquí? ¿Cómo es que no hay oxígeno en este hospital? Esto es inaceptable", gritó el gobernante, visiblemente enfadado, al director Abdel Razak al Khachman.

"Un fallo en el suministro de oxígeno se produjo durante casi una hora en el hospital gubernamental de Salt y probablemente provocó la muerte" de los pacientes, informó el ministro de Sanidad, Nazir Obeidat, a los periodistas en el hospital.

El ministro presentó su dimisión, que fue aceptada por el primer ministro Bicher al Khasawneh. Este último declaró posteriormente a los periodistas que el director del hospital había sido destituido de su cargo.

El director de los servicios sanitarios provinciales ha sido suspendido a la espera de una investigación, y añadió que el gobierno "asume toda la responsabilidad" por el incidente.

"Según un nuevo informe, han muerto cuatro hombres y tres mujeres mayores de 40 años", declaró Adnane Abbas, director nacional de medicina forense. "Tras la autopsia y las muestras de los pulmones de las víctimas, hay indicios claros de que los fallecimientos se produjeron por falta de oxígeno", añadió.

TAMBIÉN LEE: Hombre pide ayuda para su esposa que está en coma por el COVID-19 tras contagiarse por su hija [VIDEO]

Las muertes enfurecieron a cientos de personas, incluidas las familias de las víctimas, que se concentraron ante el hospital público de Salt, donde se está tratando a 150 pacientes de covid19.