Una encuesta de Ipsos reveló que ocho de cada diez chilenos dicen sentirse "orgulloso" del proceso de vacunación que está llevando a cabo el país, que es alabado en el mundo y gracias al cual cerca de 5 millones de personas ya han recibido al menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19.

LEE MÁS: Coronavirus en Perú: los momentos más impactantes tras un año de estado de emergencia [GALERÍA]

El informe dice que de los que se sienten orgullosos, 18 % dice estar "muy orgullosos", un 30 % "orgullosos" y un 30 % "algo orgullosos", de acuerdo al sondeo, que también refleja que a medida que aumenta la edad hay una tendencia a sentir un mayor grado de satisfacción. Por contrapartida, el 16% declara que no se siente "nada orgulloso" con lo que se ha hecho, y un 6% no tiene una postura clara sobre este tema.

Desde que comenzó el proceso masivo de vacunación contra la COVID-19 el pasado 3 de febrero, Chile ha ido avanzando a pasos agigantados y ya es el quinto país del mundo que más gente tiene inoculada (más del 36 % de la población) detrás de Israel, Emiratos Árabes Unidos y Reino Unido.

"El éxito de la vacunación para contener la propagación del virus depende directamente de la adhesión que logre en la población. Estamos frente a un momento clave del proceso, prontos a avanzar en la aplicación de la vacuna a la población adulta, la que corresponde al núcleo principal de personas que se movilizan", dijo la gerente de Asuntos Públicos de Ipsos Chile, Alejandra Ojeda.

El objetivo es inmunizar a toda la población de riesgo (sanitarios, profesores, adultos mayores de 65) en marzo y al resto de la población objetivo (15 millones) hasta junio. Según el registro One World Data de la Universidad de Oxford, Chile es además el país que más rápido vacuna contra la COVID-19 en el mundo, con 1,4 dosis diarias por cada 100 habitantes.

TAMBIÉN LEE: Segunda ola de coronavirus: Minsa reporta 2 422 infectados y 174 muertes en un solo día

La negociación anticipada de las vacunas, que ha servido para garantizar 35 millones de dosis de diversos laboratorios y de la plataforma Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como la amplia red de atención primaria son dos de los factores clave que han agilizado la inmunización.