Un adolescente fue castigado junto a su familia tras ser sorprendido viendo pornografía altas horas de la noche en su casa ubicada en Sinuiju, Corea del Norte, cerca de la frontera con China. Según reveló el medio NK diario, el menor fue descubierto tras durante una inspección sorpresa.

El régimen de Corea del Norte, liderado por Kim Jong-un, considera esa clase de comportamientos como “desviados”, por lo que cuenta con grupos de tareas creados para monitorear casos sospechosos.

PUEDES VER: Corea del Norte: Reaparece Ri Sol-ju, la esposa de Kim Jong-un, tras más de un año de ausencia

El adolescente y su familia fueron exiliados a un campo y castigados bajo la “ley del pensamiento antirreaccionario”, que establece una pena de entre 5 y 15 años de trabajo correccional por consumo o posesión de videos o libros pornográficos.

Asimismo, se consideran los dibujos y fotografías que pueda predicar la superstición. Según las leyes norcoreanas, las personas que distribuyen, producen o importan esa clase de contenidos, pueden ser condenados a muerte; según la cantidad de material que tengan en su poder.  

PUEDES VER: Hermana de Kim Jong-un amenazó a ministra surcoreana por declaraciones sobre el COVID-19

Según informó DailyNK, el castigo llegó hasta el colegio del menor, donde el director de la escuela a la que asistía recibió un “castigo revolucionario” donde deberá realizar trabajo forzado. La norma también prevé multas de 100.000 a 200.000 wons norcoreanos, entre 100 a 200 dólares estadounidenses.