El Poder Judicial de Lima Sur, condenó a un año y ocho meses de pena privativa de la libertad efectiva contra Elena Talaverano Velásquez por negarse a pasar alimentos para su menor hijo de siete años de edad durante más de un año.

La Segunda Fiscalía Provincial Penal de San Juan de Miraflores a cargo de la fiscal provincial Elizabeth Parco Mesía consiguió que se declare fundado el requerimiento de revocatoria de la condicionalidad de la pena por efectiva por 1 año y 8 meses para la sentenciada Elena Talaverano Velásquez (23) por el delito contra la familia - Omisión a la Asistencia Familiar, en agravio de su menor hijo.

LEE ESTO: Segunda ola de coronavirus: Minsa reporta 3626 infectados y 161 muertes en un solo día

La fiscal adjunta provincial Sara Omaira Cuadros Sánchez, en audiencia de control de ejecución desarrollada el pasado 8 de marzo, sustentó los graves y fundados elementos de convicción que vinculaban la responsabilidad de la hoy sentenciada con el delito imputado; el mismo que ella reconoció, por lo que se arribó a la aplicación del instituto de Terminación Anticipada.

La representante del Ministerio Público explicó en audiencia que de las diligencias preliminares se tiene que, mediante resolución de fecha 14 de mayo de 2015 del Poder Judicial de Lima Sur, se fijó la suma de 250.00 soles mensuales, sin embargo, incumplió dicho mandato judicial; este incumplimiento generó pensiones devengadas por la suma de 3,290.68 soles en el periodo comprendido de mayo de 2015 a mayo de 2016.

Dicho monto que fue aprobado y requerido mediante resolución de fecha 12 de enero de 2017 y se le concedió el plazo de tres días bajo apercibimiento, pero nuevamente hizo caso omiso al requerimiento.

El Ministerio Público de Lima Sur, logró que se resuelva la revocatoria de la condicionalidad de la pena suspendida por efectiva, cómputo que se efectuará una vez realizada la captura de la sentenciada.

MIRA TAMBIÉN: Comas: disparan a hombre por resistirse al robo de S/ 5000

El magistrado del Poder Judicial ordenó el internamiento de la condenada a un penal que disponga el Instituto Nacional Penitenciario (INPE). De esta manera, se viene actuando en defensa de la sociedad, del menor y de la familia en juicio.