La Policía Nacional junto al Serenazgo de Comas intervinieron una vivienda, ubicada en la cuadra uno de la calle Río Carolina, donde hallaron 150 balones de oxígeno medicinal, los cuales tenían como fin ser comercializados a pacientes con COVID-19.

La vivienda no contaba con autorización ni con los permisos para su comercialización, además, ponía en peligro a los residentes de la zona por la acumulación de balones en un local cerrado, así lo informó el gerente de la seguridad ciudadana de Comas, William Valladares.

Uno de los residentes de la vivienda confirmó que los balones fueron llenados por la empresa Criogas del Callao y que la autorización para su comercialización se encontraba en trámite.

Valladares anunció que gracias a las indagaciones realizadas a los vecinos de la zona, se llegó a conocer que el local venía comercializando balones de oxígeno medicinal desde hace un año, lo que amerita la retención de los balones y una multa de una UIT al local.

“Exhortamos a todos que quieren hacer sus negocios a que tramiten sus autorizaciones, esta zona no tiene permiso para hacer negocios. No hay autorización, no cumplen con ninguna de las medidas de seguridad. Si este local es clandestino, además de la multa se procede a la retención de los balones. La multa sería del 100% de una UIT”, añadió Valladares.

Coronavirus en Perú, últimas noticias: